Hermandad Vera Cruz

História

La Hermandad de Paz y Caridad fue una de las mas antiguas de ronda. Su fundación se remonta a la época inmediata posterior a la reconquista de nuestra ciudad por los Reyes Católicos, hacia el año 1.500. Tenía entonces iglesia y establecimiento propio en el edificio que hoy alberga las Hermanas de la Cruz.

El primer dato escrito debe venir de los libros anteriores, es de 1.824 donde se señala a D. Juan Avilés como el primer hermano admitido conocido. Posteriormente con la desamortización de Mendizábal, no pudieron expropiar dicha sede (por ser propiedad de una entidad privada, no de la Iglesia), pero si clausuraron los establecimientos ya referido. En compensación dieron a Paz y Caridad la iglesia que existía en el Hospital de San Juan de Dios situado en la calle Armiñán, propiedad del Ayuntamiento, que después se llamó Santa Bárbara (nombre que se trasladó al siguiente Hospital Municipal donde hoy radica el Centro de Salud Ronda Sur).

En 1.934 estaba reconstituida la Hermandad, con Estatutos reconocidos por el Obispado, siendo su Mayordomo D. Juan Carrillo. Con la Guerra Civil mueren la mayor parte de los hermanos como consecuencia de ella o por la edad. Entre los que quedaron, D. Francisco Martos, D. Rafael Gutiérrez del Álamo y, otras personas que veían con buenos ojos la reorganización de la Hermandad. Se reúnen en el año 1.950 en casa de D. José Parra y deciden nombrar como primer Hermano Mayor de este nuevo periodo a D. Rafael Gutiérrez, entonces Director del Hospital.

Actualizan los estatutos aunque se seguía manteniendo el que solo podrían ser hermanos los clérigos y/o los que tuvieran título de Facultad Mayor, condición que ha sido modificada posteriormente.

Durante la guerra quemaron los registros de la ciudad lo que dio lugar posteriormente a que el Ayuntamiento se registrara como suya la capilla de la Hermandad. Cuando el Hospital se trasladó al nuevo edificio, el antiguo e iglesia fueron poco a poco a la ruina, los tres altares, los cuadros y un púlpito, ante el peligro de destruirse fueron trasladados a Santa María la Mayor en el año 1.970. Todo ello con público reconocimiento de seguir siendo propiedad de la Hermandad de Paz y Caridad.

Siendo alcalde D. Francisco de la Rosa, se decide la cesión de los antiguos terrenos del antiguo hospital al Estado. Entrando las máquinas y haciendo desaparecer las ruinas de la iglesia que pertenecía a la Hermandad. Ante la polémica reclamación, 1.977 fue reconocido por la Corporación en Pleno, el error cometido y se acordó ceder unos locales situados en la parte posterior del actual Ayuntamiento, para poder celebrar los cultos y actividades de la Hermandad de Paz y Caridad, actual Capilla de Ntro. Señor del Perdón.

Se terminaron de elaborar las Reglas de la Hermandad de la Vera Cruz, tras unos arreglos solicitados por la Delegación de Hermandades y Cofradías del Obispado, decretaron con fecha de 13 de Febrero de 1.992 la aprobación de las mismas y la reorganización de la Ilustre y Santa Hermandad de la Vera Cruz, Sangre y Llagas de Ntro. Señor Jesucristo, consiguiendo de esta forma el tan deseado carácter penitencial de la histórica Vera Cruz unido al glorioso de la Cruz de Mayo.

Para explicarles el último evento que nos lleva a la actual Hermandad de Paz y Caridad y de la Vera Cruz hemos de remontarnos al año de 1.980 aproximadamente. En la Sacristía de la Iglesia de Ntra. Sra. Del Socorro, mantuvimos una reunión con Monseñor D. José Parra Grossi, D. Francisco Carrillo de Mendoza y Morales, y D. Joaquín Serratosa González, todos ellos hermanos de la Venerable Hermandad de Paz y Caridad de Ronda. La intención era recibirnos en el seno de su Hermandad, sin embargo, aquella reunión no vería sus frutos hasta transcurridos aproximadamente 12 años. Durante los primeros meses de mandatos de la primera Junta de Gobierno de la ya reorganizada Hermandad de la Vera Cruz, contactamos nuevamente con D. Joaquín Serratosa González, secretario de la Hermandad de Paz y Caridad, proponiéndole la fusión de ambas Hermandades. Los hermanos de Paz y Caridad lo acogieron con verdadero entusiasmo, sin embargo algunos hermanos cruceros no lo vieron con buenos ojos. Ello, puede causar extrañeza en todos aquellos que conozcan la situación de una u otra entidad religios.

Tras el hallazgo del “Lignum Crucis” por Santa Elena en el Gólgota, se produjo una gran devoción en toda la cristiandad, sirviendo para incrementar la devoción, la espiritualidad, la veneración a la Santa y Verdadera Cruz, siendo la señal de amor a Cristo. A través del espíritu Franciscano se originan las Hermandades de Vera Cruz, por la sencillez, por la humildad, amor a la vida y Pasión de Jesucristo. Aquellos hombres de la Vera Cruz se asociaban para manifestar su Fe cristiana y practicar la caridad definiendo el fin de la cofradía.

El pasado de una hermandad nos indica, con ánimo creativo sin embargo, el camino a seguir cuando se emprende una nueva etapa.
Por la documentacion que adjuntamos se demuestra que la Ilustre Santa Hermandad de la Vera Cruz, Sangre y Llagas de Nuestro Señor Jesucristo fue aprobada el 18 de Mayo de 1.538. Hay nueva aprobación o confirmación el 17 de Mayo de 1.541. Más tarde, también en Málaga, con fecha de 15 de Junio de 1.545, ante el Obispo, Rvdmo. Sr. D. Fray Bernardo Manrique, se “aprueba y daba por buena “ la Regla de esta Cofradía.

Fuente del Texto: Semana Santa de Ronda

Parroquia de Santa María La Mayor

Hábito

Hermandad de la Vera Cruz Ronda

Túnica de cola negra, guantes, sandalias y calcetines negros con cinturón y cíngulo de esparto y Santo Rosario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *