Hermandad Virgen de la Paz

Historia

En 1485, tras la reconquista de la ciudad por los Reyes Católicos, se creó en Ronda la Parroquia de Santa María la Mayor. Simultáneamente, se eligieron iglesias auxiliares: la Iglesia del Espíritu Santo, la Iglesia de Santa Cecilia, la Iglesia de Santiago, la Iglesia de San Sebastián y la Iglesia de San Juan Evangelista o de Letrán. Esta última era una antigua ermita construida al borde del tajo, donde, al parecer, los musulmanes permitieron el culto cristiano a los mozárabes residentes en la ciudad. Es en este lugar donde se encuentra la primera referencia a la Virgen de la Paz. Esta ermita existió hasta el siglo XVI, cuando se decidió, gracias a Francisco de Morales y Juana de Medina, la construcción de un nuevo templo.5

El origen de la imagen es desconocido. Según el consejo de cofradías local, en la ciudad se da culto a esta advocación desde el 993.6​ Según el beato fray Diego José de Cádiz, la Virgen de la Paz de Ronda fue de las primeras con este título en Andalucía. Una tradición dice que fue traída en su propio caballo por el rey Alfonso XI, en el siglo XIV, cuando estuvo en Andalucía.

Iglesia de Nuestra Señora de la Paz.

El siglo XVII está marcado por un auge extraordinario de devoción a la Virgen de la Paz, no solo en Ronda, sino también en toda la serranía, con visitantes de toda España y hasta de América, pues, a juzgar por los testimonios de la época, llegaban muchísimos peregrinos a dar gracias a la Virgen y colocar sus exvotos. Este auge se debe a que los rondeños y serranos se vieron forzados a emigrar, llevando así la devoción de la Virgen a muchos lugares; las paredes de la ermita se cubrieron de exvotos, que más tarde dificultarían un ampliación así como la limpieza de la iglesia.​

Ante tan abrumadora muestra de devoción a finales del siglo XVII y principios del XVIII, los rondeños decidieron derruir y volver a construir otra iglesia, conservando la espadaña anterior. Esta ampliación se llevó a cabo mediante aportación económica de los rondeños, que con grandes dificultades económicas, siempre tenían presente la ayuda de la Virgen. El templo, es de una nave de veinticinco metros por siete y medio de anchura, atravesado por cuatro arcos fajones más el arco triunfal, adornados en su intradós con cajetones engarzados formando cadena; el arco triunfal presenta, además, la leyenda «Mi providencia y tu fe han de tener esto en pie», añadiéndose posteriormente la de «Virgen de la Paz, Patrona de Ronda»

Santuario Nuestra Señora de la Paz

Hábitos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *