La historia de la Semana Santa de Ronda.

Los orígenes de la Semana Santa de Ronda se remontan a la conquista de la Ciudad por los Reyes Católicos, siendo un evento religioso sin parangón y una de las tradiciones de carácter espiritual, cultural, artistica y popular más arraigada en nuestra ciudad.

Los primeros datos que existen datan de 1538. Al efecto existen documentos en el que se aprueba el 29 de Mayo de la citada fecha la Regla de la Antigua Hermandad de Paz y Caridad, por parte del obispo de Málaga, Sr. Fray Bernardo Manrique.

En 1574 existen las reglas de la Real Hermandad del Santo Entierro de Cristo y Nuestra Señora de la Soledad.

Otra referencia importante se vincula a la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre apareciendo algunos documentos y crónicas de Ronda en 1568, aunque la referencia más clara la tenemos en la Historia de Ronda escrita por Moretti (S.XIX) donde hace mención a que la Hermandad del Cristo de la Sangre estaba consolidada ya en la Iglesia de San Juanico de Letrán el Real en el año 1683.

Existe carta de un hermano solicitando un certificado a la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias del 4 de septiembre de 1690. Así mismo la Hermandad del Santísimo Cristo de los Remedios se reorganizó en 1844, fusionándose con la Hermandad de las Angustias en 1959.

De 1713 se conserva un recibo por el pago de diez Misas por el alma del hermano D. Diego de Chaves de la Hermandad de Nuestro Señor Ecce-Homo, lo que nos hace pensar que ya llevaba algún tiempo creada la citada Hermandad, continuando con vida propia de forma ininterrumpida hasta la actualidad. Lo mismo ocurre con la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y de La Soledad, en la que la primera referencia histórica de la que se dispone es un listado de hermanos de cera en la procesión, fechado en 1.698, lo que nos indica que en ese año ya llevaba varios constituida.

Prosiguiendo con la demostración del arraigo histórico de nuestras Hermandades y, por ende, de nuestra Semana Santa, decir que la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad se creó en 1721, reorganizándose en 1948, ya como Hermandad de María Santísima en la Soledad.

En el siglo XX y concretamente en la década de los 40 surgió la popular Hermandad de Nuestro Padre Jesús en la Columna y Nuestra Señora de la Esperanza. En la década de los 50 surge la Hermandad de Nuestro Padre Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén, conocida popularmente como La Pollinica y la Hermandad de Nuestro Señor Orando en el Huerto. Es de importancia resaltar la reciente constitución de las siguientes Hermandades: La  Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Prendimiento y María Santísima del Rosario en su Misterio Doloroso. Y por otra parte la gran familia gitana de Ronda ha recuperado una vieja idea, que se remonta a mediados del siglo pasado, cuando quisieron poner en marcha la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud en su Prendimiento y María Santísima de la Amargura, conocido como vulgo de los gitanos.

Para finalizar con esta breve reseña histórica sobre el origen, raigambre y antigüedad de nuestra Semana Santa, mencionar que desde 1990, en vía crucis, procesiona Nuestro Señor Cautivo y Nuestra Señora de la Salud, perteneciente a las Hermandades de las Angustias y a Nuestro Señor Orando en el Huerto.

Cuentan que Miguel de Cervantes frecuentaba a finales del Siglo XVI la Ciudad procedente de Sevilla para cobrar los tributos, en su cargo de alcabalero del Rey. Cervantes tuvo la oportunidad de conocer varias Hermandades rondeñas como la del Santo Entierro o la de la Vera Cruz.

El Patrimonio Histórico Artístico de la Ciudad de Ronda  conformado entre otros elementos, por las distintas tallas que componen nuestra peculiar Semana Santa y celebraciones de Gloria, sin duda se convierte en nuestro punto de referencia; la génesis de este Centro de Interpretación de la cultura cofrade de Ronda obedece a una voluntad de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Ronda, con el fin de  garantizar una visión retrospectiva y analizar la evolución que ha tenido hasta nuestro tiempo, y al mismo tiempo, siendo conscientes de las connotaciones turísticas, culturales, religiosas, que representan estas manifestaciones exteriores pertenecientes a nuestra tradición. En referencia a nuestra Semana de Pasión, ha quedado suficientemente acreditado que tiene caracteres de antigüedad en su celebración, originalidad y diversidad de actos que suponen manifestación de valores propios y de tradición popular de interés. Así como, en el apartado de las numerosas manifestaciones religiosas de Gloria.

En una cultura a veces disgregada estamos llamados a realizar iniciativas encaminadas a hacer redescubrir lo que cultural y espiritualmente pertenece a la comunidad, no en el sentido estrictamente turístico, sino  en el propiamente humanístico.  De esta forma, el Centro de Interpretación de la Cultura cofrade de Ronda puede convertirse en el principal punto de referencia, en torno al cual se anima el proyecto de revisión del pasado y de descubrimiento del presente en sus mejores aspectos, muchas veces desconocido, para la multitud de turistas extranjeros y ciudadanos de otras provincias que visitan nuestra ciudad, incluso para los habitantes de nuestra ciudad.

Los bienes culturales pertenecientes a las distintas Cofradías y Hermandades, sin lugar a dudas, enriquecen el Patrimonio Cultural y Artístico de Nuestra Ciudad. Este Centro de Interpretación de la Cultura cofrade de Ronda no se reduce a una simple colección de antigüedades y curiosidades, sino que contribuye a aumentar la diversidad de la oferta cultural de nuestra ciudad. Por lo tanto, tendrá una estructura dinámica, que se materializará a través de la coordinación  entre los bienes  que se encuentren en el mismo y los que puedan incorporar las respectivas Hermandades. Debemos ser conscientes que de alguna manera tenemos una obligación moral de difundir estas tradiciones arraigadas en nuestras vidas a toda la humanidad.

El centro de interpretación consta de 180 metros cuadrados entre los cuales se encuentran tres salas de exposiciones dotadas de vitrinas y expositores e iluminación adecuada; también tiene una sala muy amplia en la que están expuestas varias imágenes secundarias de nuestras Hermandades y un espacio que está destinado a una tienda para venta de artículos de recuerdo relacionados con el tema que se expone. El edificio está dotado de acceso para minusválidos, incluso a los servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *