Hermandad La Aurora

História

Por el documento de concesión de patronazgo para Ronda, en favor de la bendita imagen de Nuestra Señora de La Paz y firmado por el secretario del estado vaticano J. B. Montini, se demuestra que por los años 1-500 ya existía dicha hermandad en Ronda

En el libro de la historia de Ronda, escrito por D. Juan José Moreti, Página 775, se dice como en el 1.680 existía dicha hermandad, y además que la erigieron los mozárabes rondeños en el año de gracia de 1.269 en la ciudad de Ronda, a semejanza, al parecer, con lo hecho en Toledo por Enrique II.

El Padre Fray Diego, en su Novena dedicada a la Señora de la Paz, libro editado en Sevilla en el 1.785, nos refiere como la Hermandad del Santísimo Rosario de la Paz, existía en la ciudad de Ronda en el siglo XVII y aún en tiempos anteriores, y que los Hermanos del Santo Rosario cantaban Alabanzas a la Divina Señora, llamando de esta forma a los fieles al rezo del Santo Rosario, durante las madrugadas de los Domingos y festivos, en honor de la que es Aurora del nuevo Día. Así, en este piadoso ejercicio permanecieron mucho tiempo, sin omitirlo jamás, aún en las noches más destempladas y tempestuosas del invierno.

Continuó existiendo nuestra Hdad. en tiempos de Fray Diego, siglo XVIII, y aún en tiempos posteriores, principios del XIX, habiendo establecido confraternidades con las que también, residían en la iglesia de San Juan de Letrán de Ronda (Santuario de la Virgen de la Paz), como eran la de la Santa Escuela de Cristo, hoy Hermandad del Cristo de la Sangre, y que veneraba a la Señora bajo la advocación de Virgen Madre y Maestra de la Iglesia; la Hdad. de la Paz, que veneraba a la Señora con la propia advocación de la Paz y como Virgen Santa de Dolores, ya que solo se ocupaba en procesionarla la tarde del Jueves Santo vestida de Dolorosa (Fray Diego, libro de la Novena, página 58). Existió también en dicho templo, la Congregación de los Sacratísimos Corazones de Jesús y de María, que veneraba a la sagrada Imagen de la Virgen de la Paz, como Purísima Concepción, celebrando las festividades del Dulce Nombre de Jesús y la del Dulce Nombre de María. Otras Hermandades fueron la de la Vera Cruz, la de San Juan Evangelista, la de mi Señor San José, (la de la Vera Cruz antiquísima y formando una sola con la del Cristo de la Sangre), y la nuestra, Devota y Antigua HERMANDAD DEL SANTISIMO ROSARIO DE NTRA. SRA. DE LA PAZ, que veneraba y venera a la Señora como Virgen de la Aurora y Madre y Señora de la Paz.

Dichas Confraternidades alcanzaron también a Congregaciones religiosas (libro manuscrito del siglo XVIII que en la actualidad se conserva en poder del Mayordomo de la Real Hdad. de Ntra. Sra. de la Paz, Patrona de Ronda), libro éste de oraciones y sacrificios en sufragio de las almas de los Hermanos que fallecían, fuese de cualquiera de estas Hermandades y congregaciones religiosas.

Por este motivo, nuestra Hermandad, tomo también el titulo de Congregación de Ntra. Sra. de la Paz (manuscrito,  en Ronda 21-2-1.732).

Fuente: Web de la hermandad

Iglesia San Juan de Letrán. (Pl Beato Diego de Cádiz)

Hábitos

Hermandad El Huerto

Historia

Se considera como fecha fundacional la de la primera reunión de la comisión organizadora, celebrada el día 20 de abril de 1950. Los estatutos canónicos aparecen aprobados por el excelentísimo y reverendísimo señor obispo de Málaga con fecha 10 de julio del mismo año 1950.

La inspiración inicial de fundar esta Cofradía en Ronda, donde nunca, anteriormente, había existido ninguna especialmente advocacionada “de la Oración del Huerto”, se debe a D. Alfonso Marín Quijada, que, hombre joven, creyente y entusiasta, propaga su idea con fervoroso dinamismo entre sus amplias relaciones sociales, eficaz y amorosamente ayudado, desde el primer momento, con ejemplaridad de autentico apostolado, por su dignísima esposa, D.ª Francisca León de Marin, diáfano modelo de mujer y de madre cristiana, prematuramente malograda, poco tiempo después, al ser llamada por Dios al descanso eterno en plena juventud.

El fervoroso matrimonio pronto logra numerosas adhesiones a su proyecto fundacional entre hombres y mujeres de Ronda y su comarca. Con los mas voluntariosos y entusiastas de entre ellos se constituye la Comisión Organizadora de la Cofradía , se estudian y redactan los estatutos-Reglas y se someten a la aprobación canónica de la Diócesis con fecha 20 de abril de 1950.

Bajo la presidencia del Señor Marín Quijada formaban parte de aquella comisión, como elementos mas destacados de la misma, Don Adolfo Román Torres, Don Antonio García Montes, Don Juan Pérez Barquero, Don Rafael Ballesteros Zarza y otros colaboradores de la primera hora.

También desde su iniciación se contó con el beneplácito y apoyo moral del Rvdo. Sr. D. Rafael Jiménez Cárdenas, a la sazón Vicario-Arcipreste de Ronda, que siempre demostró y dispensó su aliento y simpatía a los proyectos fundacionales.

La principal de ellas fue surgir absolutamente de la nada; por clara inspiración y deseos providenciales, según íntima convinción del propio fundador, ya que no existía ningún antecedente al respecto, ni familiar ni local, que justificara el proyecto advocacional.

No se disponía de ninguna base humanamente sólida para la fundación de esta cofradía; ni destacada devoción popular al momento pasional de la Oración del Huerto, ni imágenes representativas del mismo, ni iglesia sede, ni cofrades, ni medios económicos, ni nada, absolutamente nada.

En abril de 1950 se redactaron los Estatutos; en julio siguiente eran aprobados por el prelado diocesano y, con ello, la Cofradía quedaba oficialmente constituida. A poco, se encargaba a prestigiosos artífices de Granada y de Sevilla a esculpir en primorosas tallas las imágenes titulares y, a menos de un año de su fundación, en la semana santa de 1951, la Cofradía del Huerto efectuaba solemne y brillantemente su primer desfile procesional, con dos pasos bellamente exhornados, más de doscientos hermanos penitentes revestidos con tunica y capirote, todos portando cirios encendidos, presidencia de autoridades locales, y numerosísimo acompañamiento popular, que compartía y admiraba lo que todo Ronda reconocía y comentaba como “el milagro de la Oración en el Huerto”.

También otra “vicisitud” convertida en la más bella realidad fue la creación de la rama femenina o damas cofrades, que rápidamente agrupo a más de quinientas señoras y jóvenes rondeñas, dirigidas por una junta propia – aunque subordinada a la Junta de Gobierno de la Cofradía – que, bajo la presidencia de D.ª Dolores Ruiz Agero, constituían la camarera-Fundadora D.ª Francisca León de Marín, D.ª Mercedes de Gálvez Quercop, D.ª Cristobalina Zarza, viuda de Ballesteros y D.ª Dolores Corró Granadino.

La rama femenina, a la cabeza su junta de damas, lucidamente numerosa y ejemplarmente devota, figuró ya en el primer desfile procesional de la Cofradía tras el paso de la Virgen titular, con escapularios y velas encendidas.

Efeméride destacada en el historial de la Hermandad fue el acuerdo adoptado por aclamación en su primer Cabildo General –mayo de 1951- de ofrecer el cargo de Hermano Mayor de Honor al Excelentísimo Sr. D. José Enrique Varela Iglesias, a la sazón Teniente General, Alto Comisario de España en Marruecos, en atención a sus relevantes merecimientos profesionales y en prueba del reconocimiento, afecto y simpatías que le profesaba nuestra ciudad por haber sido su liberador de la dominación marxista, en Septiembre de 1936.

Con dicho nombramiento se ofrecía, a la vez, el de Camarera de Honor a su esposa, la Excma. Sra. D.ª Casilda de Ampuero y Gandarias.

El distinguido matrimonio contestó personalmente, aceptando en los mas afectuosos términos los nombramientos ofrecidos, y en diversas cartas autógrafas que se conservan en el Libro de Oro de la Cofradía , se patentizan los cordiales vínculos con que, desde entonces, y en todo momento, se sentían unidos a la misma. El ilustre General Varela fue, pues, hasta su muerte, el primer Hermano Mayor de Honor de la Oración del Huerto de Ronda. Su viuda, la marquesa de Varela de San Fernando, acudió personalmente a Ronda, acompañada de sus hijos, para presidir la procesión oficial del año 1954.

Al quedar vacante por fallecimiento de su primer titular, el cargo de Hermano Mayor de Honor, y deseando que éste quedara vinculado a alguna de las más esclarecidas figuras militares del Ejército español, la Cofradía acordó ofrecerlo al sucesor de aquél en Alta Comisaría, Excmo. Sr. Teniente General D. Rafael García-Valiño y Marcén.

Como en el caso precedente, también dicho nombramiento llevaba aparejado el de Camarera de Honor para su ilustre esposa, Excma. Señora D. ª María de los Dolores Molina y González.

Entre sus mas preciados documentos conserva la Hermandad sendas cartas autógrafas del distinguido matrimonio, aceptando complacidos dichos cargos, así como sucesiva correspondencia en la que manifiestan un sincero afecto e interés por la Oración del Huerto, puestos de evidente realidad al asistir ambos personalmente el Lunes Santo de 1958 a la procesión oficial de la Cofradía , en la que presidieron los pasos del Señor y de la Virgen titulares, respectivamente acompañados, en cada caso, de la Junta de Gobierno y otros cargos honoríficos, el General, y la Junta de Damas, su señora.

Desde su fundación, y en cuantas ocasiones le ha sido posible, ha celebrado la hermandad fervorosos actos de apostolado en los medios rurales comarcados, obteniendo copiosos frutos espirituales y entusiastas adhesiones en todas partes.

Fuente del Texto: Web de la Hermandad

Iglesia Santa Cecilia

Hábito

Ntro Señor Orando en el Huerto

Túnica ancha de color verde y capirote, capa y fajín de color fucsia. Guantes blancos

Fotogaleria

Hermandad Virgen de la Cabeza

Historia

Los orígenes del culto a la Virgen de la Cabeza de Ronda los podemos encontrar en los tiempos en que los musulmanes ocupaban la ciudad( Siglo IX) . Por aquel entonces existía una imagen ubicada en las cuevas de San Antón (Complejo de cuevas excavadas artificialmente en la roca) , situadas a extramuros y ocupadas por una comunidad de ermitaños llamados «Solitarios de Gregorio López». Hasta allí se desplazaban los devotos llegados de toda la serranía, a rezar ante la pequeña talla de la Virgen, de la que se comentaba que era muy milagrosa. En el mes de Abril se trasladaba la imagen al convento de San Francisco (Hoy colegio Fernando de los Ríos), desde donde partía en procesión hasta la colegiata de Sta. María.

Es el día 6 de Septiembre de 1.794, por iniciativa de D. Francisco de Cabrera y Rivas, vicario y juez eclesiástico de Ronda, cuando se crea la Hermandad a cuya responsabilidad queda el culto y cuidado de la imagen. Sus constituciones fueron aprobadas el día 24 de Septiembre de ese mismo año por el obispo de la diócesis malacitana D. Manuel Ferrer y Figueredo.
Debido al mal estado de las cuevas, se decide trasladar la imagen hasta el convento de Sta. Isabel de los Ángeles donde permaneció hasta la retirada de las tropas francesas. Posteriormente D. Gaspar Atienza, a la sazón, Marqués de Salvatierra, reorganizará la Hermandad (1.850) y hará que la imagen vuelva a su primitivo santuario.
Siendo hermano mayor D. Rafael Atienza Huertos (1.858), la reina Isabel II accedió a ser hermana mayor honoraria, concediéndole el título de Real a la hermandad.
En 1.879 la Virgen de la Cabeza ostentaba el Título de patrona de Ronda. Durante el mes de Mayo la imagen se trasladaba hasta la entrada al barrio de San Francisco, allí era recibida por las autoridades civiles, eclesiásticas y militares. Posteriormente era trasladada a Sta. María de la Encarnación la mayor donde se celebraba una novena en su honor, después, y en romería era llevada de nuevo hasta su ermita. En 1.920 se la nombró patrona de agricultores y ganaderos de la comarca de Ronda, este patronazgo tan importante para los habitantes de esta comarca quedará simbolizado en la curiosa imagen de un pequeño pastor , independiente a la talla de la Virgen, y que de rodillas ante ella permanece siempre postrado en su altar; los días en que la bendita imagen abandona su camarín también lo hace «su pastor» y en los traslados de la Señora va portado por un hermano precediendo al trono de la Virgen.
En los hechos que ocurrieron en 1.936, la primitiva imagen fue destruida, y en 1.940 el Conde de Montelirios, D. mariano Atienza, hermano mayor por aquel entonces donó una nueva imagen que es la que actualmente se venera.
Debemos decir que desde el final de la guerra civil hasta el año 1.980 en que se reorganiza de nuevo la hermandad, tanto la ermita como la cuestión cultual, se hallaban en un lamentable estado de abandono. Tanto es así, que la ermita estaba practicamente en ruinas. Como dijimos, es en 1.980 cuando un grupo de jóvenes encabezados por D. Vicente Becerra retoma la idea de restaurar la hermandad, y con tal fin, en 1.982 se celebra el primer cabildo de elecciones.
Desde entonces se celebra un triduo, posteriormente una procesión desde Sta. María hasta el convento de la Merced y al día siguiente una romería hasta su ermita en las Cuevas de San Antón, de cuyas paredes se han recuperado, tras una laboriosa restauración, innumerables pinturas. Esto se realiza el domingo de la Santísima trinidad.

Fuente: Texto deronda.es

Parroquia de Santa María de la Encarnación la Mayor

Hábitos

Hermandad del Santo Entierro

Historia

La tarde del Viernes Santo aúna miradas en torno al histórico Barrio de San Francisco. Un impresionante entierro sale desde las murallas musulmanas de la ciudad para recorrer la misma. Desfila la Real Hermandad del Santo Entierro de Cristo, Nuestra Señora de la Soledad, Cristo Resucitado y Nuestra Señora de Loreto. El silencio es impactante al contemplar la extraordinaria urna tallada y dorada que porta al Cristo yaciente, sólo roto por el sonido de los esquilones anunciadores del luto. Tras él la Virgen, sola con su dolor, cubierta con sobrio palio negro.

Nuestra Hermandad data del año 1.574 según crónicas y documentos oficiales, siendo así la más antigua de Ronda. En sus constituciones se refleja fielmente el significado y vida espiritual de sus cofrades; según las reglas se ordenaba que ningún hermano pudiera jurar en nombre de Dios y de su Santísima Madre, bajo pena de libras de cera o expulsión si el juramento se hacía por segunda vez. Desde su fundación los hermanos pagaban unas cuotas , que eran destinadas a las luminarias de la Iglesia el Jueves y Viernes Santo; también era preceptivo del Hermano Mayor determinar , con el permiso del Padre Provincial, nombrar comisiones y por turno riguroso a efectuar petición de limosnas para enterramientos y oficios religiosos a cualquier hermano fallecido. Aún hoy, nuestraa hermandad, al aproximarse la Semana Santa, sale a la calle a pedir limosna para costear el Entierro de Cristo. Y lo hacen de una manera muy singular, pues los hermanos pedidores llaman la atención de los vecinos tocando unas campanas al mismo tiempo que a grandes voces dicen: » Santo Entierro de Cristo»., en sus manos llevan un pañuelo negro atado desde los extremos por un nudo y en el que van depositando las limosnas que las gentes les van dando.

Al comienzo de la andadura de la hermandad, procesionaban varios tronos, el Santo Sepulcro, la Vera Cruz, Ntra. Sra. de la Soledad, San Juan Evangelista y María Magdalena. En el año 1.712 se fusiona con la Hermandad de Cristo Resucitado, que tenía su sede canónica en el antiguo convento de San Francisco, hoy, Colegio Fernando de los Rios.

Podemos destacar que la urna que contenía el cuerpo de nuestro titular, era de gran mérito y valor artístico. La Sra. Duquesa de Parcent, fue la gran benefactora de la Hermandad enriqueciendo dicha urna que portaba el Divino Cuerpo , con maderas nobles y plata, pero en lo tristes sucesos del año 36, todo este patrimonio, fue pacto de las llamas, de aquella gloriosa época solo se conserva el estandarte del Señor con una pintura al óleo de la antigua urna y bordado en oro sobre terciopelo negro.

Una vez pasada dicha guerra y por aportación laboral de los presos de la prisión de Ronda, se construye un nuevo trono y urna, y se decide en una reunión en la Iglesia del Espíritu Santo, reorganizar de nuevo la Hermandad. Este trono sólo se procesionó un año. Al año siguiente, Don Antonio Santamaría, por aquel entonces, Párroco del Espíritu Santo, decide convocar un concurso , para la construcción de la urna y trono, siendo ganado por la vecina del barrio de San Francisco, Doña Isabel Palacios que también fue la autora del diseño del trono de la Virgen.

Nuestra hermandad hace su estación de penitencia el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección, saliendo desde el popular Barrio de San Francisco entre el respeto de sus vecinos, llegando hasta el mismo corazón de Ronda, donde pasa por tribuna y vuelve a su barrio.

En los años setenta la mujer ocupó un papel destacado en la procesión del Cristo Resucitado y Ntra. Sra. de Loreto, convirtiéndose en la primera Hermandad en la que la Virgen es llevada a hombros por 62 horquilleras. La Virgen de Loreto, también de la Alegría, es mecida incansablemente con desbordante entusiasmo por las horquilleras durante el recorrido. «Loreto, guapa, Loreto guapa y bonita, bonita y bonita», proclaman sus horquilleras.

Hasta hace unos años, los tronos se montaban y salían desde el atrio de la Iglesia de la Virgen de Gracia, frente a la Alameda del Barrio, debido a que por su gran tamaño no podían pasar por la puerta de la Iglesia del Espíritu Santo. Actualmente, los tronos del Cristo yacente y Ntra. Sra. de la Soledad, salen a procesionar desde la Casa de Hermandad y los tronos del Cristo Resucitado y Ntra. Sra. del Loreto, desde la Iglesía del Espíritu Santo.

El desfile procesional del Santo Entierro, congrega a representaciones del Ayuntamiento, del Clero, de cuerpos de seguridad y de otras Hermandades de la ciudad. Su vestimenta consta de túnicas negras con cinturones de esparto, capirotes negros para los nazarenos de la Virgen y capirotes blancos para los que van acompañando al Cristo.

Fuente del Texto: Web de la Hermandad

Parroquia del Espíritu Santo

Hábito

 

 

 

Tramo Cristo: Túnica negra y cinturón de esparto, antifaz blanco.

 

 

 

Tramo de Virgen: Túnica negra y cinturón de esparto, antifaz negro.

Hermandad de Padre Jesús

História

Para hablar de los orígenes de la Hermandad debemos remontarnos a un listado de hermanos de cera de la procesión, con fecha del año 1698, lo que indica que ya llevaba varios años constituida, por lo que se puede situar el comienzo de la cofradía en la segunda mitad del siglo XVII.

Otros documentos hacen referencia a una salida procesional en la tarde del Miércoles Santo del año 1708 y de la integración de la Hermandad de la congregación del Santo Rosario en el año 1734. En el mes de abril de 1776 aparece el documento que refleja la concesión de las Constituciones de la Cofradía por el Obispado de Málaga, al haberse perdido las antiguas. Éstas son las que aparecen en el cuadro de Hermandades existentes en Ronda con fecha del 31 de diciembre de 1849.

Canónicamente establecida desde sus inicios en la parroquia, entonces de Santa Cecilia, actual Padre Jesús. Las imágenes son de un enorme valor escultórico y sobrecogedora belleza plástica. El Nazareno aparece portando la pesada Cruz , ayudado por el Cirineo. Según cuenta la leyenda, era tan perfecta la obra del artista del siglo XVI que la emoción de contemplarla fue la causa de su muerte. En 1910 se realiza una reforma de los estatutos originales.

En el intervalo de los años1920-1928 se amplía el tamaño del paso de Padre Jesús, pasando a ser de plata con líneas más góticas que barrocas, pero en lugar de ser de costaleros pasa a ir portado por hermanos que lo llevan en sus hombros apoyados sobre palos, que serán ayudados por horquillas. Las parihuelas en las que iba la Virgen son sustituidas por un paso completo sevillano de costaleros que se compró a la hermandad de pasión de Sevilla en el año 1928, al igual que el manto de la Virgen del que destacan los bordados en oro y la paloma en relieve, igualmente de oro. El antiguo paso de Nuestra Señora de los Dolores se vende a la Hermandad del Señor de la Escala sirviendo más tarde de peana a Nuestra Señora del Buen Amor. En el año 1966 se pasan los bordados del manto, que era negro, a un magnífico terciopelo de Lyón rojo, trabajo realizado en el Convento rondeño de las Hermanas Franciscanas.

En el año 1936 estalla la guerra civil y las imágenes de los titulares se profanan y queman, lo que causa un enorme impacto en el pueblo rondeño. La imagen de Nuestro Padre Jesús era una maravillosa talla articula y con cabellera de pelos naturales y rica túnica morada bordada en oro datada en el siglo XVIII y de la Escuela Sevillana y catalogada dicha imagen en torno al círculo del imaginero D. Francisco Ocampo de Figueroa. La antigua imagen de Nuestra Señora de los Dolores, según una fotografía de D. Miguel Martín, nos presenta una talla Dolorosa del siglo XVII con una corona de aureola con 12 estrellas según San Juan en el Apocalipsis. De esta quema sólo logran salvarse algunos enseres que estaban fuera del templo, entre ellos el manto.

En 1937 el fervor popular hace que un grupo de cofrades reorganice la Hermandad y en el año 1942 se le encargan al imaginero sevillano Castillo Lastrucci las tallas de Nuestra Padre Jesús y de la Virgen de los Dolores.

En el año 1978, se recupera la tradición y los dos tronos vuelven a ser portados por costaleros. En el año 1980 se ve cumplido uno de los sueños al adquirirse un solar que con el tiempo se convertiría en Casa de Hermandad.

Entre sus Hermanos Mayores Honorarios se cuenta con el Excelentísimo Ayuntamiento de la ciudad de Ronda, la Real Maestranza de Caballería de Ronda y el recordado D. Cayetano Ordóñez Aguilera “Niño de la Palma” 26 de marzo 1942.

Fuente del Texto: Web de la Hermandad

Parroquia de Padre Jesús

Hábito

Hermandad de Nuestro Padre Jesús | Archicofradía de la Expiración | Hermandad de Padre Jesús

Túnica y antifaz morados con cíngulo amarillo

Hermandad de las Angustias

História

Hermandad de las Angustias Ronda. Se veneraba la primitiva imagen en el Convento que fue de Trinitarios Descalzos en las afueras de la población, lugar conocido por los “Descalzos Viejos”. De ella se cuentan hechos sobrenaturales. Con motivo de trasladarse la Comunidad al nuevo Convento, hoy Parroquia de Santa Cecilia, y disponerse a llevar al Cristo, “no alcanzaron fuerzas humanas a removerlo del lugar que ocupaba”; puede inferirse quería el Señor venir más decorado en las sagradas manos de aquel Prelado, éste lo tomó y condujo en procesión cual si fuese un crucifijo pequeño hasta esta su nueva casa”. Fue colocada la imagen en el frente del refectorio de la Comunidad.

Cuando “el vómito negro” asolaba las poblaciones (a Málaga entre ellas) se fue sacando el Santísimo Cristo de los Remedios en procesión publica”. Cesó la epidemia o como dicen las memorias que a manos tenemos “ quedó en aquel estado la epidemia sin repetirse un caso ni en las reproducciones que sufrieron otros puntos de Andalucía”, por cuyo favor promovieron unos devotos una capilla donde se diese al Señor un culto mas decente y mas publico. En 1832 se hallaba el Santísimo Cristo colocado en el altar mayor, su Santísima Madre a los pies, ricamente alhajada, “cuando al medio día y cerrada la Iglesia, se incendió el altar, siendo víctima del fuego entre otras cosas, nuestra Madre Dolorosa”… “el Señor quedó ileso entre las llamas, algún tanto ennegrecidas las piernas en señal de haber estado en medio del fuego sin quemarse”.

En 1834 hacia estragos en Ronda, como en toda la provincia y en la nación entera, la mortífera enfermedad del cólera morbo. El pueblo se congregó a las puertas del convento Trinitario entre plegarias y lagrimas. Y en una de aquellas noches tristes, el Cristo de los Remedios recorrió las calles sombrías de la aterrorizada ciudad, llevando la paz y el consuelo, en procesión de penitencia, a sus desventurados moradores. Al salir el Señor, por las puertas del templo, se cuenta en sus anales, “Se dejó ver como un globo luminoso que, atravesando la atmósfera por encima de la iglesia del oriente al poniente, por algunos instantes convirtió la noche en día. Ello es que en Ronda, aquella devastadora plaga fue mucho más benigna, a pesar de ser furiosa y mortífera, aún en los pueblos más cercanos. Doce años más tarde la Hermandad del Santísimo Cristo de los Remedios, se reorganiza el 19 de Septiembre de 1844, para dar culto a la imagen de un crucificado que se encontraba en el refectorio del convento de los Trinitarios Descalzos. De la primera reunión se guarda el acta. En la Semana santa del año siguiente ya sale en procesión el Cristo de los Remedios según consta en acta del 9 de Marzo de 1845 en que se recogen los gastos de la reparación de la capilla y del trono del cristo.

El 12 de Marzo de 1845 D. Fray Domingo de Silos Moreno Obispo de Cádiz y Algeciras, concede cuarenta días de Indulgencias cada vez que devotamente rezaren un credo a la imagen de Cristo Jesús de los Remedios, otros cuarenta a los que asistan al quinario y otros cuarenta a los que se inscriban en la cofradía de dicho titulo. En los años siguientes tenemos noticia de la restauración del Cristo muy deteriorado por el profesor Juan Santos, así como de las diferentes elecciones para prior y secretario de la hermandad recayendo en las mismas personas que venían ocupando los puestos, D. Diego Reyna y D. José María Granados.

Será en el año 1849 cuando se de entrada en la hermandad a la imagen de María Magdalena quedando reflejado en el acta de la reunión celebrada el día 22 de marzo de 1849.

En el año 1890 se compra un trono para la procesión del Cristo por un valor de 3500 reales, el trono según las actas es de plata y con cuatro candelabros. Y el 30 de Marzo 1901 se adquiere un palio bordado a mano por D. Andrés Ruiz, por valor de 1700 reales. El 10 de Marzo de 1918 las camareras propone se reforme la túnica de terciopelo de María Magdalena con un nuevo bordado cuyos gasto lo abonarían con una recolectainiciada de forma particular por las camareras, sin coste para la hermandad. La Hermandad del Cristo de los Remedios Comienza a ser llamada cariñosamente “de los comerciantes”. Constancia de ello empezamos a tener en 1917 cuando queda reflejada la intención de los miembros de la junta de dar entrada al mayor número de hermanos pertenecientes al comercio, con el objeto de dar mayor impulso a la cofradía. En el mismo acta queda reflejado que: ” Debido a la avanzada edad de los Sres. Vicente Callejo Pascual y Faustino Peralta Mayordomo y Depositario respectivamente dejan sus cargos, que con beneplácito de todos venían desempeñando y quedarán honoríficamente en sus cargos, son nombrados D. Manuel Siles Mora y Andrés Gutiérrez Requera…”.

El 13 de Abril de 1919 se da cuenta por la Junta de la compra un nuevo trono de plata, no pudiendo fijar su costo por no haber llegado la factura. Se recoge la suma de 2.841 pesetas para la compra del trono, que solo se utiliza diezaños.

El día 9 de abril de 1922 se presenta en la Junta la solicitud por parte del Mayordomo de las Angustias de procesionar juntos, para satisfacer la petición de muchos hermanos de dicha cofradía que habían contribuido en la compra del trono del Cristo. Tras varios años de dificultades a la hora de salida y de un cabildo de elecciones en 1926 donde sale de nuevo elegido mayordomo D. Manuel Siles Gracián que había sustituido a su padre años antes al frente de la hermandad. El mismo día, se presenta una solicitud por parte del mayordomo al hermano mayor del Cristo de los Remedios para que “.. fuésemos a la ciudad en procesión para satisfacer a muchos de los hermanos de dicha cofradía…”.

El 10 de Abril de 1927, el Sr. Aguilar Gracián expone al cabildo la posibilidad de que la Hermandad de Ntra. Sra. De las Angustias, por razones de índole interior, no saque a su imagen procesionalmente el Viernes Santo, y estima pertinente se estudie por nuestra cofradía, si se hace causa común con la actitud que adopte la Hermandad de las Angustias o bien, hacer caso omiso a sus resoluciones, sacando nuestra imagen en procesión, separadamente. El 12 de abril informa la junta que se ha llegado a un acuerdo para la salida del Viernes Santo.

Fuente del Texto: Web de la Hermandad

Parroquia de Santa Cecilia

Hábito

Hermandad de las Angustias Ronda

Tramos de Cristo: Túnica Blanca, Antifaz morado y escapulario negro con Cruz Trinitaria.

Hermandad de las Angustias Ronda

Tramos de Virgen: Túnica Negra, Antifaz morado y escapulario blanco con cruz trinitaria.