Hermandad Virgen de la Cabeza

Historia

Los orígenes del culto a la Virgen de la Cabeza de Ronda los podemos encontrar en los tiempos en que los musulmanes ocupaban la ciudad( Siglo IX) . Por aquel entonces existía una imagen ubicada en las cuevas de San Antón (Complejo de cuevas excavadas artificialmente en la roca) , situadas a extramuros y ocupadas por una comunidad de ermitaños llamados «Solitarios de Gregorio López». Hasta allí se desplazaban los devotos llegados de toda la serranía, a rezar ante la pequeña talla de la Virgen, de la que se comentaba que era muy milagrosa. En el mes de Abril se trasladaba la imagen al convento de San Francisco (Hoy colegio Fernando de los Ríos), desde donde partía en procesión hasta la colegiata de Sta. María.

Es el día 6 de Septiembre de 1.794, por iniciativa de D. Francisco de Cabrera y Rivas, vicario y juez eclesiástico de Ronda, cuando se crea la Hermandad a cuya responsabilidad queda el culto y cuidado de la imagen. Sus constituciones fueron aprobadas el día 24 de Septiembre de ese mismo año por el obispo de la diócesis malacitana D. Manuel Ferrer y Figueredo.
Debido al mal estado de las cuevas, se decide trasladar la imagen hasta el convento de Sta. Isabel de los Ángeles donde permaneció hasta la retirada de las tropas francesas. Posteriormente D. Gaspar Atienza, a la sazón, Marqués de Salvatierra, reorganizará la Hermandad (1.850) y hará que la imagen vuelva a su primitivo santuario.
Siendo hermano mayor D. Rafael Atienza Huertos (1.858), la reina Isabel II accedió a ser hermana mayor honoraria, concediéndole el título de Real a la hermandad.
En 1.879 la Virgen de la Cabeza ostentaba el Título de patrona de Ronda. Durante el mes de Mayo la imagen se trasladaba hasta la entrada al barrio de San Francisco, allí era recibida por las autoridades civiles, eclesiásticas y militares. Posteriormente era trasladada a Sta. María de la Encarnación la mayor donde se celebraba una novena en su honor, después, y en romería era llevada de nuevo hasta su ermita. En 1.920 se la nombró patrona de agricultores y ganaderos de la comarca de Ronda, este patronazgo tan importante para los habitantes de esta comarca quedará simbolizado en la curiosa imagen de un pequeño pastor , independiente a la talla de la Virgen, y que de rodillas ante ella permanece siempre postrado en su altar; los días en que la bendita imagen abandona su camarín también lo hace «su pastor» y en los traslados de la Señora va portado por un hermano precediendo al trono de la Virgen.
En los hechos que ocurrieron en 1.936, la primitiva imagen fue destruida, y en 1.940 el Conde de Montelirios, D. mariano Atienza, hermano mayor por aquel entonces donó una nueva imagen que es la que actualmente se venera.
Debemos decir que desde el final de la guerra civil hasta el año 1.980 en que se reorganiza de nuevo la hermandad, tanto la ermita como la cuestión cultual, se hallaban en un lamentable estado de abandono. Tanto es así, que la ermita estaba practicamente en ruinas. Como dijimos, es en 1.980 cuando un grupo de jóvenes encabezados por D. Vicente Becerra retoma la idea de restaurar la hermandad, y con tal fin, en 1.982 se celebra el primer cabildo de elecciones.
Desde entonces se celebra un triduo, posteriormente una procesión desde Sta. María hasta el convento de la Merced y al día siguiente una romería hasta su ermita en las Cuevas de San Antón, de cuyas paredes se han recuperado, tras una laboriosa restauración, innumerables pinturas. Esto se realiza el domingo de la Santísima trinidad.

Fuente: Texto deronda.es

Parroquia de Santa María de la Encarnación la Mayor

Hábitos